De Valencia a Boston

Comienza el viaje, primer día de vuelos y llegada a Estados Unidos.

Vamos de Valencia a Boston haciendo escala en Lisboa. Primero volamos con TAP Portugal y después conectamos con Sata airlines.
Al intentar hacer el checking online, sólo pudimos sacar las tarjetas de embarque del primer vuelo, pero no nos dejó hacer el checking del segundo, así que tendremos que ir a facturación para intentar que nos impriman todas las tarjetas.

Llegamos al aeropuerto de Valencia y tampoco nos pueden hacer el segundo checking, no nos queda otra que ir a la zona de tránsitos en Lisboa. No nos pesan las mochilas, pero nos dan unas tarjetitas para que nos guarden el equipaje en la bodega al subir al avión, parece que no cabe casi nada en los compartimentos de arriba de los asientos. Salimos prácticamente sin retraso, el avión es pequeño e incómodo.

Una vez en Lisboa, vamos a tránsitos y ahora sí, nos imprimen las tarjetas. Pasamos por una zona de lectura automática de pasaportes y nos dirigimos hacia la puerta de embarque. En la misma puerta, hay un control de equipaje que hacen empleados de seguridad, a nosotros nos dejan pasar directamente. Salimos con casi una hora de retraso. Este avión es más grande que el anterior pero, para un vuelo tan largo, sigue siendo pequeño, sobretodo por los asientos y el poco espacio que hay entre los mismos.

Después de unas cuantas horas, llegamos a Boston sobre las 18:00 (hora local). Como no tenemos maletas que recoger, pasamos el control de personas, escaneo de huellas y fotos (verifican nuestros datos a conciencia porque tenemos apellidos bastante comunes), y salimos del aeropuerto. Justo en frente, pasan los autobuses de las compañías de alquiler de coches, cogemos el de Avis y en cinco minutos estamos en su aparcamiento.
Nos ofrecen un seguro adicional porque las llantas (neumáticos) no están cubiertas, pero no lo cogemos. En nuestra reserva teníamos incluido un segundo conductor y un depósito de gasolina gratis. Rellenamos un papelito para que Sandra aparezca como conductora.
Al firmar el contrato pone que debemos devolver el coche con el depósito lleno, nos mosquea un poco pero el trabajador de Avis dice que no hay problema, que en la reserva ya indica que tenemos un tanque gratis, con lo que nos dan el vehículo con el depósito lleno y lo devolvemos vacío. Seguro que después nos toca estar reclamando. Además, hay que pagar un depósito de cien dólares.
Nos dan un Kia Rio nuevecito con cambio automático. Preparamos el gps del móvil y nos ponemos en marcha.

En hora y media llegamos a West Springfield, al Red Carpet Inn (78’70 $), donde dormiremos esta noche. Hemos pasado por algunos peajes que nos han costado 8’60$.

Cenamos en un Mc Donald’s que hay cerca del motel por 15’69$ y nos vamos a la cama que mañana toca un caminito largo hasta las cataratas del Niágara.



Esta entrada fue publicada en Estados Unidos 2013 y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a De Valencia a Boston

  1. julito dijo:

    juanito,como lo pasais, contar algo!!! que el que está en la provincias vascongadas, no te olvida, a los buenos amigos no se olvidan…
    Saludos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *