San Cristobal

Empezamos la mañana con lluvia y con el cielo completamente nublado.
El plan para hoy va a consistir en visitar la playa la Lobería y sus colonias de lobos marinos.

Anter de comenzar nuestro programa de actividades, vamos a hacer unas gestiones relativas al viaje.
En concreto, nos acercamos a las oficinas de la compañía aérea Tame, que tenemos en la misma isla, para reservar un vuelo de Guayaquil a Cuenca, de este modo, el día que nos marchemos de las Galápagos saldremos de San Cristobal a Guayaquil con LAN (vuelo que ya teníamos reservado) para ir después de Guayaquil a Cuenca con Tame. No tenemos intención de quedarnos en Guayaquil por lo que allí sólo haremos escala. En la oficina de Tame reservamos el vuelo por 90$ c/u.
Además, nos acercamos al Banco del Pacífico para cambiar euros por dólares. Estamos teniendo problemas al utilizar las tarjetas en los cajeros, no nos permiten sacar dinero, sólo hemos podido hacerlo en un cajero del Banco de Guayaquil días atrás.

Terminadas las gestiones y tras 45 minutos de caminata por una carretera asfaltada, llegamos a la playa. Aquí, hay que girar a la izquierda y andar un poco más hasta que finalmente vemos los primeros grupos de lobos marinos.

Lobito mamando
Lobito mamando

Playa la Lobería
Playa la Lobería


Hace frío y mucho viento, todo está cubierto de nubes e incluso chispea de vez en cuando, aunque ha dejado de llover como esta mañana. Hay muy poca gente en la playa, algún extranjero sentado en la arena en plan relax disfrutando del paisaje y la tranquilidad.
No podemos esperar así que nos ponemos los trajes de neopreno y ¡al agua! Podemos ver bastantes pececillos, varias tortugas y lobitos que se acercan, nos olisquean y juegan a nuestro alrededor.

Tortuga marina buceando
Tortuga marina buceando

Pez flecha amarillo
Pez flecha amarillo

Tortuga marina paseando por el fondo
Tortuga marina paseando por el fondo

Peces de colores
Peces de colores

Peces planos
Peces planos

Tortuga veloz
Tortuga veloz

Peces de ojos azules
Peces de ojos azules

Lobito curioso
Lobito curioso

Lobito escondiéndose
Lobito escondiéndose

Lobito a remojo
Lobito a remojo


Ha sido muy bonito y divertido, aunque no hemos tenido más remedio que salirnos porque estábamos temblando de frío.

Después del baño
Después del baño

Entre lobitos
Entre lobitos

Descansando
Descansando


Descansamos un ratito por la playa mientras nos secamos. No muy lejos vemos unas fragatas picoteando algo entre las rocas, al acercarnos observamos una especie de placenta y, al lado, a un lobo de mar lamiendose el ocico que tiene manchado de sangre. Junto a unas rocas cercanas, encontramos a un lobito recién nacido. Le hacemos unas fotitos con el zoom, sin acercarnos demasiado por si la madre se aleja o lo abandona, y nos marchamos enseguida para no molestarlos.

Lobito recién nacido
Lobito recién nacido


Como no podemos estar quietos, iniciamos una caminata por un sendero señalizado, que hay continuando la playa, para ver que podemos encontrar.
Conforme vamos caminando, podemos ver varias iguanas marinas bastante grandes.

Iguana marina
Iguana marina

Sendero de la playa la Lobería
Sendero de la playa la Lobería


Llegamos a un impresionante acantilado en el que se agrupan gran cantidad de gaviotas de cola bifurcada junto con otras aves, es una vista espectacular. A mismo tiempo, se escucha el estruendo del mar chocando con la pared de rocas entremezclado con los sonidos de las aves.

Gaviota de cola bifurcada
Gaviota de cola bifurcada

Gaviota sobre las rocas
Gaviota sobre las rocas

En el acantilado
En el acantilado

Gaviota piando
Gaviota piando


Rehacemos el camino, deteniéndonos una vez más donde descansan los lobitos para hacer algunas fotos.

Lobos marinos en las rocas
Lobos marinos en las rocas

Junto a la familia de lobos marinos
Junto a la familia de lobos marinos


Ya llegando al embarcadero de San Cristobal, seguimos fotografiando a los lobitos que merodean por aquí por si no teníamos suficientes (la verdad es que son muy graciosos).

Lobos marinos en la playa del embarcadero
Lobos marinos en la playa del embarcadero

Lobito marino rebozadito
Lobito marino rebozadito


Hacemos una parada en un supermercado y compramos algunas cosillas para desayunos y almuerzos, mientras vamos planeando donde ir los próximos días.
Además de las excursiones por nuestra cuenta a distintos lugares de San Cristobal, queremos hacer un tour de snorkel, así que nos acercamos al Dive & Surf Club, frente a Casa Mabell donde nos alojamos. Es un club de buceo que organiza cursos y tours de buceo y snorkel. En general, todas las agencias ofrecen el mismo tour de un día: Isla Lobos, León Dormido y una playa, por 50$ c/u. Hay una zona de buceo que parece muy interesante, por lo que hemos visto en algunos foros de viajes, llamada Punta Pitt pero, aunque se ha ofertado otros años, actualmente sólo se puede ir son crucero. Ocurre lo mismo que con Corona del Diablo, se ve que están limitando el acceso a determinados lugares para no masificarlos de turistas, preservando el entorno.
Contratamos el tour por 45$ c/u para el lunes 13 de agosto, pasado mañana. Nos han rebajado un poquito el precio porque llevamos nuestro equipo de snorkel.

Vamos a cenar al Calypso, tanto en la guía como en los foros lo ponen muy bien. Las mesas de dentro y la terraza están a tope, sólo queda una mesa aquí fuera en la que nos apalancamos rápidamente. Pedimos pan de ajo, una hamburguesa especial de pollo, una pizza Calypso mediana y unas aguas minerales. La cena nos sale por 28$ y la verdad es que todo está riquísimo.

Cenando en el Calypso
Cenando en el Calypso


Depués de cenar, nos damos el paseito nocturno de rigor por la zona del paseo marítimo antes de irnos a dormir.



Esta entrada fue publicada en Ecuador 2012 y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a San Cristobal

  1. jorge peñafiel dijo:

    Amigo, dices que has estado en Cuenca pero no comentas nada ni publicas nada, que paso ? no te gusto , gracias por tus comentarios, saludos Jorge

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *