De San José a Nueva York

Después de la cancelación del vuelo de ayer por razones meteorológicas (el huracán Irene) y tras las negativas de Taca Airlines para darnos una solución, tenemos reservados para hoy varios vuelos y un autobús para intentar llegar a Nueva York.

Aunque el primer vuelo sale esta tarde a las 17:25, nos hemos levantado temprano y sobre las 9:00 ya estamos desayunando el que pensamos va a ser nuestro último gallo pinto.

Desayunando
Desayunando


Hacemos el check-in del vuelo en el hotel pero no tienen impresora y nos toca buscar un cibercafé para imprimir las tarjetas de embarque.

Tarjetas impresas
Tarjetas impresas

Hotel Internacional
Hotel Internacional



Cogemos un autobús (500 colones cada uno) para ir al aeropuerto. Ya que hemos venido pronto vamos a hablar con los de Taca y nos informan de que ya están abiertos los aeropuertos de Nueva York y de que en en el vuelo que tienen previsto para hoy van a coger un avión más grande para ir reubicando a gente. ¡Anda que avisan! Porque estamos aquí preguntando que sino ni nos enteramos y eso que tienen todos nuestros datos y los números de móvil. Están haciendo una lista de espera con los pasajeros que no pudieron volar ayer, nos apuntamos y estamos en la posición 4 y 5, con lo que por pequeño que sea el avión que van a poner, si es más grande que el que tenían, seguro que por lo menos tiene 5 plazas de más.

Que no había vuelos hasta el 15 de septiembre, que no tenían ninguna otra opción, que no nos podían reubicar, nos hemos tenido que gastar dinero reservando nuevos vuelos y otras alternativas por nuestra cuenta y ahora resulta que podemos volar con ellos…

El vuelo en el que probablemente podemos subir sale prácticamente a la misma hora que el nuevo vuelo que ayer reservamos. Les decimos la situación en la que estamos para que nos aseguren algo, a ver si vamos a estar esperando y luego no hay bastantes plazas y perdemos los dos. Aunque tengamos la nueva reserva, nos interesa volar en ese ya que es directo de San José a Nueva York, de la otra forma tenemos varios vuelos, varias escalas y trayecto en autobús hasta llegar, es la única forma que habíamos encontrado de estar en Nueva York pensando que sus aeropuertos estaban cerrados.

Siguen sin asegurarnos nada y empieza la espera…

Esperando un vuelo a Nueva York
Esperando un vuelo a Nueva York


Adelantamos un poco el blog y compramos unos bocatas (3.000 colones) mientras esperamos.

A las 15:00 nos ponemos a hacer cola en el mostrador de facturación de Taca. De vez en cuando vamos preguntando a algún empleado de la compañía, de los que van merodeando por aquí, si hay alguna novedad, pero nadie dice nada.

Son las 16:00 y empiezan a decir nombres, la gente va pasando y pasando y ya van más de diez personas! Pero, ¿no estábamos el 4 y el 5 de la lista? Ya estamos poniéndonos muy nerviosos. Nos acercamos al mostrador y le decimos, a uno de los que parece más jefecillo, que nos habían dicho que estábamos en la lista de espera con números 4 y 5. Lo mira y nos confirma que estamos el 20 y 21!!!
Casi nos da algo, le insistimos que no puede ser, que tiene que hacer algo. Nos pregunta por el equipaje y le enseñamos nuestras mochilas, sólo equipaje de mano, ni facturamos ni nada, parece que le damos algo de pena y le dice a una de la empleadas que nos imprima las tarjetas de embarque. Al fin, tenemos vuelo! Le preguntamos a la chica a ver que hacemos con la otra reserva y nos dice que ya si eso reclamemos en España…

Pasamos a la zona de embarque y nos abren un par de veces las mochilas para inspeccionar el equipaje de mano, a todos los pasajeros igual. Se ve que hay mucho control en los vuelos a Estados Unidos.

Ayer llamamos al hotel que teníamos reservado en Nueva York y anulamos la reserva de dos noches que teníamos. No pusieron ninguna pega, decían que comprendían la situación por lo del huracán y no nos cobraban ni la primera noche por cancelación ni nada. También podían haber dicho todo lo contrario como los de Taca, que son causas meteorológicas y que ellos no se hacen responsables, el cliente asume todos los gastos. Muy bien por los del hotel.

Pues bueno, mientras esperamos a que salga el avión y como finalmente vamos a estar una noche en Nueva York nos toca llamar para hacer una reserva no sea que lleguemos y nos toque estar buscando alojamiento. Lo intentamos en el hotel donde habíamos cancelado y tiene habitaciones disponibles, le comentamos que somos los de la reserva cancelada, pero que finalmente vamos a poder estar una noche. Una vez más sin problemas, nos reserva una habitación para mañana.

Sale el vuelo puntual. No pudimos volar ayer, pero estamos volando un día después. Esta noche, sobre las 01:45 del día 30, estaremos en Nueva York.



Esta entrada fue publicada en Costa Rica 2011 y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *