25 de Agosto de 2009 – Islas Perhentian

Seguimos con nuestro plan de ir en solitario y sin coger las excursiones que ofrecen. Alquilamos una minibarquita a motor (100RM=20€) para llevarla nosotros durante todo el día y así podremos ir a las playitas que queramos sin esperas. Nos han cobrado 50RM de menos porque hace mal tiempo y el mar está algo revuelto. Nuestra intención era volver a Rawa pero nos han dicho que es mejor no intentarlo porque hay mucho oleaje.
Al final nos cobra algo menos si vamos por las playas de aquí cerca.

Salimos con un pequeño trompo, rascando un poco el fondo de la orilla de la playa con la hélice del motor y a los pocos metros nos quedamos parados. El de D’Lagoon ha venido en una barca y nos ha abierto el paso de la gasolina, que por eso se había parado, y continuamos nuestro viaje en barca.

A Rawa no lo intentamos porque está un poco lejos, pero sí que cruzamos a la isla grande aunque las olas son bastante grandecitas. Vamos a PIR para repetir tortugas e intentar hacer alguna foto buena. El mar está muy turbio y no se ve casi nada ni por la orilla, así que no hay suerte.

Volvemos a navegar recorriendo la costa oeste de Besar hasla llegar al extremo sur donde hay una zona de grandes rocas y parece que puede estar bien para bucear.


Los barqueros


Playa del suroeste de Besar


Solos en la playa


Extremo suroeste de Besar


Hay bastantes cosas que ver y, aunque hay mejor visibilidad, sigue sin estar claro del todo. Nos quedamos un rato buceando hasta que nos entra hambre.


Nemos


Buceadora


Cogemos la barquita para ir al centro de la isla y comer en la playa del “Tuna Bay”. Después de la comida, nos damos otro bañito junto a la orilla del restaurante para ver el arrecife de coral.

Como el tiempo no es muy favorable y por la tarde suele empeorar, decidimos volver a cruzar a D’Lagoon. Vamos a todo lo que da la barquita, que no es mucho, por medio del mar atravesando las olas. Hemos hecho bastante reccorrido y se nos ha parado alguna vez, pero como nos han puesto varias botellas de gasolina, hemos rellenado el depósito y otra vez a navegar.

Ha sido divertido ir con la barca de playa en playa. Al final le hemos cogido el truquillo, aunque Sandra no ha querido llevarla. La verdad es que le decía de cambiar cuando estábamos en medio del mar y movernos en ese momento era un poco complicado por el meneito.

Ya en D’Lagoon volvemos a bucear para variar un poco.


Tomando unos batidos antes del siguiente buceo


Varano paseando


Reunión de pececillos


Una raya


Cenita y a descansar.



Esta entrada fue publicada en Malasia 2009 y etiquetada , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *